Aprende cómo disfrutar del juego con tu gato

centrovet-retocadaLos gatos forman parte de nuestras vidas cada vez con mayor intensidad. Esto es gracias a su tremenda capacidad adaptativa.

Vamos a tratar de ver cómo podemos ofrecer a nuestro gato un “entorno humano” que favorezca y desarrolle dicha capacidad, en lugar de desbordarla con nuestras exigencias de “seres civilizados” que, incapaces de amoldar nuestras condiciones, hacemos recaer en nuestros sufridos compañeros todo el peso de la adaptación para la convivencia y a los que, finalmente, “culpamos” de ser los únicos responsables de los “problemas de comportamiento” que nosotros mismos hemos provocado.

Nuestro principal interés debe centrarse en conocer cuál es el desarrollo físico y psíquico de nuestros felinos, en aras a prevenir la aparición de este tipo de conductas “no deseadas”, o lo que es igual, aprender a comunicarnos con nuestros gatos, tratando de aprender nosotros su lenguaje.

La Medicina de la Prevención es la Mejor Medicina.

Vamos a utilizar diferentes periodos en el desarrollo de nuestro gato para tratar de estructurar estos consejos. Observaremos qué va ocurriendo en el animal durante su crecimiento y procuraremos trasladarlo a la práctica mediante recomendaciones para establecer de manera adecuada las futuras pautas de comportamiento.

 

 

PERIODO PRENATAL (ANTES DEL NACIMIENTO DE LOS GATITOS)

La gestación de la gata dura dos meses. Está demostrada la existencia de percepción táctil en los fetos, durante este periodo. Aproximadamente a partir de los 21 días (tercera semana de gestación) se hace más evidente y podemos aprovechar esta percepción para comunicarnos ya con ellos.

Por eso, si es posible (en gatas caseras con buena sociabilización con el humano) aconsejamos manipular cuidadosamente a la madre, acariciar suavemente su abdomen para trasmitir esta actitud de cariño y "contacto" a los fetos, estableciendo así el primer lazo de convivencia con los humanos, haciendo que el contacto amoroso y la tolerancia de su madre a nuestro contacto sea el vehículo de transmisión por el que mamá gato traduce a los futuros gatitos las sensaciones placenteras que ella misma experimenta.

tigrilla-retocada

 

NACIMIENTO DEL CACHORRO

www.terapiafelina.com "Manual básico para el adoptante de gatos" (por Laura Trillo Carmona)

 

A.-GATOS QUE SE SOCIALIZAN CON LA MADRE

1ª a 2ª semana.

Las dos primeras semanas de vida transcurren, aparentemente, sin grandes cambios en la vida de los gatitos.

Al nacer, sólo está desarrollado el olfato, que les permite localizar el alimento que les proporcionan las "mamas" de "mamá gato". Debemos observar siempre que haya buen reflejo de succión,  es decir, que el gatito se alimenta sin problema.

Si rechaza la teta de la madre (el biberón en caso de lactación asistida por el humano) y/o hace burbujitas por nariz o boca, debemos acudir al veterinario para evaluar el estado de salud del animal (paladares hendidos, regurgitaciones por causas congénitas, mal manejo del biberón por nuestra parte, etc.). Es de vital importancia nuestra atención a este periodo en el que los gatitos son muy vulnerables a cualquier problema alimenticio.

Si hemos de alimentar y/o cuidar de un gatito huérfano, en el link www.terapiafelina.com "cómo cuidar un gato neonato sin madre", se encuentran explicadas las claves para los cuidados fundamentales durante esta etapa.

Suelen abrir los ojitos sobre los diez días (3-16) pudiendo aparecer un ligero desfase entre uno y otro ojo de dos o tres días.

 

2ª a 5ª semana.

Es en este periodo cuando los sentidos de la vista, oído y olfato terminan de desarrollarse.

Que este proceso se complete de manera natural dependerá del APEGO:

El apego aporta la base fundamental de seguridad a las crías, permitiendo su correcta evolución en el desarrollo. Lo cual facilita el imprinting (impreganción con su especie), el desarrollo de la homeostasis sensorial, la socialización intra e interespecífica, el comportamiento exploratorio, y la adquisición de los autocontroles y el control de la mordida.

O lo que es lo mismo en lenguaje más cercano: el reconocerse de la cría dentro de la especie a la que pertenece; su adaptación al entorno a través de los sentidos (oído , vista, tacto, olfato…); el aprendizaje de la convivencia entre sus congéneres felinos y otras especies (humana, canina,…); el establecimiento del lazo afectivo entre el individuo y el espacio en el cual vive, y el control de dientes y uñas a través del juego con la madre.

 

COMO SE DESARROLLA EL APEGO

Apego de la gata a sus crías

Este se produce en el alumbramiento y durante los dos primeros días de vida de las crías.

 

Apego de las crías a la madre

Tiene un desarrollo más tardío que se inicia a partir de los diez días del nacimiento.

 

¿Qué ocurre si no hay un buen apego?

Dada la vital importancia del apego en la evolución del gatito y adaptación al entorno, un mal desarrollo del mismo puede darnos animales temerosos, difíciles de socializar, intolerantes al contacto, e incluso agresivos hacia humanos y otros gatos.

El gatito no sabrá relacionarse con su "entorno familiar y territorial"

Todo ello determina y nos indica la vital importancia de NO REALIZAR DESTETES TEMPRANOS.

Hemos de concienciarnos y cambiar la mentalidad priorizando, olvidándonos del "yo prefiero tenerlo desde muy pequeño y prefiero darle biberón al gatito".

¡Esto sólo debe hacerse en gatitos huérfanos!

 

DESAPEGO

Esto ocurre de la 5ª a la 8ª semana.

Llamamos desapego a la rotura del vínculo materno-filial (madrehijo) supone la adquisición de la autonomía comportamental. Se produce de manera natural a partir de las 5 semanas de edad, cuando la madre empieza a rechazar en progresivo aumento a las crías a la hora de mamar.

Es en ese tiempo que ellos ya empiezan a ingerir alimento sólido (cambio de la alimentación).

A las 7 u 8 semanas (en algunos casos hasta las 12) estaremos frente a un animal de características similares a un adulto. Conforme se produce el desapego, los gatos adquieren el punto máximo en su desarrollo comportamental.

Durante este periodo (5-8 semanas) se aconseja cuidar que los animales disfruten de un entorno tranquilo.

Las camadas menos numerosas suelen tener una mejor evolución, dado que al reducirse el número de crías se reducen exponencialmente los riesgos y por otro lado aumentan y mejoran las posibilidades de supervivencia.

Las madres que ya han tenido camadas anteriores, no deben entrar en celo para aumentar el período de lactación.

Si se trata de gestaciones indeseadas, es aconsejable acudir al veterinario para decidir el momento de la esterilización del animal.

Por todo ello, cuidaremos que el proceso de destete se lleve a cabo durante la etapa del desapego, justo así,  de manera progresiva. De forma que, para los gatitos, la experiencia suponga el descubrimiento de nuevas texturas y sabores -lo cual revierte en una estimulación positiva y placentera de los sentidos-, sin que acusen repentinamente la falta del contacto y alimento materno puesto que tanto el número de tomas como la cantidad de leche irá disminuyendo de forma gradual y natural.

Evitando un destete forzado y precoz, además de ayudar a la socialización de los gatitos, ayudamos a la recuperación física de la hembra y al restablecimiento de su equilibrio emocional y hormonal.

Hay que tener siempre presente, pues, que la falta de contacto materno, puede originar animales hiperactivos con poca o nula tolerancia al contacto y/o manipulación.

camada retocada

 

ADQUISICION DE AUTOCONTROLES

Recordemos que estamos en el período de las 5 a 8 semanas (a veces, hasta 12)

Este sería el momento ideal para el destete, por eso es mejor que el animal llegue al hogar a partir de los 2 meses y medio tras haber permanecido todo ese tiempo con su madre.

La adquisición y el aprendizaje de los autocontroles son consecuencia de las relaciones del gatito con su madre y hermanos a través de los estímulos y mensajes que obtiene de estas.

La gata "sanciona" los excesos en el juego de los pequeños mediante golpecitos propinados con la mano, arañazos en la zona del vientre y/o bufidos. Así van reconociendo las crías hasta donde pueden llegar o no con sus dientes y su juego, relacionando los efectos que sus gestos provocan.

Si la madre presenta un comportamiento excesivamente brusco hacia los gatitos y la sanción es desmesurada, debemos observar la situación, definirla bien y apuntar lo observado con precisión para referírselo a nuestro veterinario.

Él nos asesorará y considerará si existe un posible problema de estrés, patología o situación determinada que esté afectando a su salud física, comportamental y emocional. Y valorará si se hace necesaria una revisión en la clínica.

Es, pues, durante esta fase cuando se produce la estructuración del comportamiento, es decir, el desarrollo correcto de la homeostasis sensorial, y la adquisición de señales de parada (capacidad para detenerse en el momento adecuado).

Es esencial tener todo esto en cuenta a la hora de introducir un cachorro de gato en nuestro hogar en prevención de lo que se conoce como AGRESIVIDAD POR JUEGO.

 

COMPORTAMIENTO DE JUEGO

El buen aprendizaje del juego, tanto por parte del animal como de los humanos que convivimos con él,  es la forma adecuada y segura de poder disfrutar de tu gato durante toda su vida.

De la 3ª a 14ª -16ª semana:

El aprendizaje del juego social se adquiere entre la 3ª y la 14-16 semanas.

Es el que, como hemos visto, irá aprendiendo el gatito de su madre y hermanos mientras va adquiriendo los autocontroles.

Durante el juego, el gato simula diferentes secuencias de caza y comportamientos de agresividad territorial y de lucha, hasta que aprende las señales de COMIENZO y de PARADA de este.

Este tipo de aprendizaje requiere la PRESENCIA DE LA MADRE REGULADORA, biológica o adoptiva, puesto que ella es la que sancionará cualquier exceso durante esas secuencias de caza, agresividad territorial y lucha en forma de juego, para que el gatito acabe de adquirir los autocontroles antes mencionados.

Estos "castigos" pueden parecer sumamente agresivos si desconocemos su comportamiento natural. Es por eso que aconsejábamos escribir y detallar las situaciones, para poder consultar a vuestro veterinario.

Puesto que llevar a la gata y sus crías a la clínica puede ocasionar un estrés innecesario y perjudicial para todos -animales y humanos-, hemos de aprender a medir y valorar esas escenas aparentemente violentas que son en realidad secuencias de juego ritualizadas que permiten al gato aprender e inhibirse ante la potencia materna.

Ante estas situaciones, NUNCA INTERVENIR y por descontado, no provocarlas nosotros mismos puesto que no vamos a saber regular la sanción en su justa medida, como lo haría su madre.

Esto hemos de aprenderlo muy bien, porque si no lo hacemos, si enviamos señales o mensajes equívocos sobre la naturaleza y finalidad de nuestros gestos a nuestro gatito, como buen cazador que es, puede pensar que somos su presa y/o premio de caza reaccionando con arañazos y mordiscos.

Lo cual es una de las causas principales de agresividad por juego en animales, pese a haber convivido con su madre y su entorno.

Cuando son pequeñitos no nos hacen mucho daño (y resultan muy graciosos) pero es una respuesta que no debemos NUNCA tomar a la ligera: un animal que no adquiere unos buenos autocontroles puede provocar graves heridas a los miembros de la familia (humana y doméstica).

Uno de los principales motivos de eutanasia y abandono en felinos domésticos, se da precisamente en gatos que al hacerse mayores muerden y arañan sin control.

 

Hacia la 4ª – 5ª semana, el animal empieza el juego con objetos.

Esta fase del aprendizaje se mantendrá a lo largo de toda su vida.

Son juegos en solitario que realiza el animal con objetos, o con la cola de su madre o la propia. También subiéndose a algún lugar, tirando algo o persiguiéndolo luego por toda la casa.

Por eso, si somos sus madres adoptiv@s debemos estimular el aprendizaje del juego nosotr@s mismos.

Imitaremos estas situaciones utilizando juguetes de cuerda larga (tipo caña de pescar). Para hacerlo bien la comunicación debe ser bilateral (hombre-gato // gato-hombre), lo que supone en nosotros el conocimiento de estos aprendizajes.

 

Para el futuro propietario de un gato es muy importante comprender la necesidad del juego; pero, a su vez, la necesidad de regular los excesos que se producen durante la secuencia de este en gatitos de corta edad.

Una actuación consciente prevendrá de la mejor manera la aparición de signos de hiperactividad en nuestros animales.

 

COMPORTAMIENTO DE DEPREDACION

IMPORTANTE:   Este comportamiento " de caza" NO VIENE ESTIMULADO POR EL APETITO.

Desterremos la idea de no ofrecer alimento a nuestro gato para que así nos cace más. Se trata de un comportamiento genéticamente inherente al animal.

En el medio natural, hacia la cuarta semana, la madre lleva a sus crías piezas muertas que previamente ha cazado. Y es a partir de la 5ª semana que  las presas que lleva a sus cachorros, están vivas, despertando y reforzando ese instinto innato en ellos.

El comportamiento depredador se desarrolla más rápido e intenso en camadas numerosas debido a la competencia que surge.

Así pues, el gato, como buen cazador que es, puede interpretar el movimiento de nuestras manos o pies identificándolos como sus presas, por lo que deberemos prestar mucha atención en no estimular de este modo el juego.

Si por descuido nos muerden nunca debemos mover nuestra mano o pie, pues al intentar zafarnos el mensaje que enviamos es de presa que huye, con lo que acrecentaremos la intensidad de la mordida en tanto y cuanto hemos estimulado su necesidad de apresarla. Lo que deberemos hacer es retirarnos tranquilamente, desviando su atención hacia juguetes u otros objetos.

El territorio, como para cualquier felino, es algo fundamental que hay que conocer y respetar. No debemos forzar el contacto físico si no quiere ser acariciado o manipulado (p.ej. cogerlo en brazos). Respetar sus tiempos y ritmos vitales es una manera más de quererles, ejerciendo eso sí, un cariño consciente basado en el respeto y la reciprocidad. Nunca olvidar que nuestras necesidades no tienen por qué ser las suyas.

De manera fisiológica, cuando su organismo necesite actividad, nuestro gatito iniciará el juego. Este es el momento que hemos de reconocer y  aprovechar para disfrutar con él. Cuando requiera descanso, hemos de dejarlo tranquilo, lo cual no excluye acariciarlo y convertir estos, en momentos de relax para ambos.

Recuerda que cada gato tiene su espacio. Él decidirá si interactúa con nosotros o no.

 

SOCIALIZACION

Comienza a desarrollarse entre la 2ª y 7ª semana. Es la capacidad de nuestros gatitos para “compartir su espacio” bien con los seres humanos u otras especies (interespecífica) o bien con sus hermanos u otros gatos (intraespecífica). Vamos a tratar algunos aspectos fundamentales de cada una de ellas:

 

INTERESPECÍFICA

Se trata de la socialización con los seres humanos y otras especies. Para fomentar su correcto desarrollo es conveniente interactuar con los gatitos mediante caricias individuales que debemos adaptar al carácter o personalidad individual de cada uno, siempre teniendo presente la suavidad en el trato, procurando transmitir en todo momento nuestra relajación y naturalidad en el trato, de este modo estaremos evitando el desarrollo de cualquier tipo de fobia. Una media hora ó 40 minutos diarios es más que suficiente.

En estas sesiones de socialización es siempre adecuada la presencia de la madre e incluso de aquellos hermanos que mejor admitan el manejo por nuestra parte, así como la participación de diferentes personas del entorno familiar, siempre teniendo en cuenta que el objetivo principal de “socializar” es evitar la aparición de estrés en los gatitos, por lo que todos los que intervengan en las sesiones deben transmitir serenidad y seguridad.

Si nuestro pequeño va a convivir con individuos de otras especies, también es bueno, con mucha precaución y siempre bajo nuestra supervisión, que dejemos que se le vayan acercando progresivamente, de manera que se conozcan, se acepten y se respeten mutuamente.

Cualquier cambio en el entrono procuraremos hacerlo de la manera menos brusca posible, siendo lo ideal introducir las novedades de manera progresiva y procurando que no sean un “invasión” de su espacio vital, que debemos procurar, durante toda la vida de nuestro gato, que sea rico en estímulos, acogedor y donde encuentre la seguridad y el aislamiento que pueda necesitar.

Durante su vida adulta, debemos mantener su sociabilización y seguir fomentándola, actuando siempre de la misma manera: mostrándonos equilibrados y estables como individuos y no descargando nunca nuestras emociones sobre ellos.

Recuerda, los gatos no entienden nuestros gritos.

 

INTRAESPECÍFICA

Se trata de la socialización entre individuos de la misma especie, esto es "gato con gato". Es indudable que el mejor regalo para un gatito es crecer con otro gatito. Muchas personas piensan que crecer así les vuelve más independientes y “desapegados” hacia los humanos, pero en la práctica esto no tiene por qué ser así. Cada individuo tiene sus características particulares y nuestra obligación es conocerlas y fomentarlas.

Entre ellos no se observan reacciones jerárquicas, más bien hay un reparto de territorio en función del tiempo, el espacio físico del que disponen (lugares de descanso, de juego, de depredación, etc.) y las circunstancias de cada animal.

Es posible criarlo con individuos adultos, sean familiares o no. Las relaciones que se establecen entre los gatos suelen estar basadas en el reconocimiento y la tolerancia mutuas, en la que intervienen sobretodo, la emisión de feromonas que modificarán y orientarán los distintos comportamientos de los felinos en un mismo entorno.

Se desarrolla entre la 2ª y la 4ª semana de vida, superponiéndose a la socialización interespecífica ofreciéndonos un momento estupendo para que se relacionen con individuos de otras especies.

 

COMPORTAMIENTO ELIMINATORIO (ORINA Y DEFECACION)

Existen otros comportamientos (dípsico, alimentario) y su alteración provoca la aparición de síntomas más frecuentes en la práctica clínica diaria.

Si quieres más información busca en google:

GEMFE-ARTICULOS-ADIESTRAMIENTO,MANEJO Y PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO.

 

gatopilar-retocadaEJERZAMOS UNA ADOPCION RESPONSABLE Y CONSCIENTE:

SI TODO LO COMENTADO ANTERIORMENTE NO TE RESULTA SATISFACTORIO, MEJOR ¡¡¡NO TENGAS UN GATO!!!!

 

Bibliografía:

ETOLOGIA CLINICA VETERIANARIA DEL PERRO Y DEL GATO (XAVIER MANTECA)

PATOLOGIA DEL COMPORTANMIENTO DEL PERRO (PATRICK PAGEAT)

OTROS AUTORES (ARTICULOS):

VICTORIA COLL, MARTA AMAT Y JAUME FATJO, LAURA TRILLO CARMONA (TERAPIA FELINA), GEMFE ARTICULOS

Fotos gentileza: Pilar Martín Colomar y Centrovetchiva

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>